Teléfonos de información: 955.71.59.00 / 30

Historia del edificio

fachadaweb

La historia de la sede de nuestro Colegio, bello edificio del s. XVIII, comenzó cuando en el año de 1723 D. Luís de Salcedo y Azcona tomó posesión del Arzobispado de Sevilla y ordena a D. Diego Antonio Díaz, maestro mayor de fábrica, que haga los planos del Palacio para residencia y lugar de descanso de arzobispos y venerables sacerdotes. El diseño del edificio recuerda bastante en su estructura y forma al Palacio Arzobispal de Sevilla y se une a la Parroquia por un bello arco cuya función era permitir el paso, cuando se encontraba de visita en la villa, del Prelado y su séquito hacia la iglesia por la puerta del presbiterio.

Ocupando la Sede Arzobispal el Cardenal D. Francisco de Solís Folch de Cardona (1756 - 1776), el Palacio sufrió un voraz incendio; al ser reconstruido, se acometieron reformas en su diseño original, construyéndose un pasadizo cubierto sobre el arco, a la vez que se replantearon los jardines y huertas adornándolos con flores y bustos traídos de Roma procedentes de las canteras de Carrara.

patio-de-columnas-2webLa Ley de Desamortización de 2 de septiembre de 1841, permitió al Ayuntamiento de Umbrete expropiar tierras del Palacio y sus jardines. Las fuentes y estatuas fueron trasladadas posteriormente, en 1846, a Sevilla. Aún hoy se puede contemplar en el Paseo de las Delicias la fuente de Baco procedente de la expropiación.

Dos fueron los prelados que en la segunda mitad del s. XIX se retiraron y fallecieron tras los muros del Palacio, el Cardenal D. Judas José Romo y Gamboa a comienzos de 1855, y el Cardenal Fray Joaquín Lluch y Garriga en 1882. Ya en el s. XX el Cardenal D. Enrique Almaraz y Santos, fue el último Arzobispo de Sevilla que pasó algunas temporadas en el Palacio de Umbrete.

A principios de 1937, el Cardenal Ilundain cedió el Palacio de Umbrete a la Diputación Provincial, que fundó en él un hogar para niños huérfanos de la Guerra Civil, y más tarde en 1947, se estableció, por disposición del Cardenal D. Pedro Segura, “la Casa Diocesana de Venerables Sacerdotes” aunque siguieron en él las escuelas gratuitas a cargo de las hijas de la caridad de S. Vicente de Paúl.

escalerawebEn junio de 1964 se iniciaron las obras de adaptación para la ubicación del Colegio Diocesano Marcelo Spínola por orden del Cardenal Bueno Monreal. En 1968 dejó de funcionar el colegio Diocesano y el Cardenal Arzobispo encargó la creación de una Escuela Profesional Diocesana al Padre Leonardo Castillo Díaz, quien la dirigió hasta que asumieron su gestión dos profesionales de la enseñanza, D. Salvador González Pérez y Dña. Milagro Ruiz de Astorza, fundadores del actual Colegio Marcelo Spínola en el año 1979.

Sobre los años 90 el Colegio Marcelo Spínola y su Titular D. Salvador González Pérez, acometieron una obra de restauración del Palacio devolviéndole todo el esplendor del s. XVIII. Debido a esta iniciativa de D. Salvador González Pérez, Umbrete, Andalucía y España han recuperado uno de sus mejores edificios civiles del s. XVIII, donde el Colegio Marcelo Spínola, y cuantos formamos parte de él nos sentimos orgullosos de desarrollar nuestra labor educativa asumiendo el legado de sus Fundadores.

 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

  Acepto el uso de cookies de este sitio.